Blog de Seguros es un espacio de comunicación directa para usuarios, clientes de un servicio de seguros, proveedores de un servicio y otros profesionales del sector.

El objetivo de nuestra actividad es asesorar e informar al usuario para un mejor conocimiento de las leyes, normas, derechos y obligaciones ante las negociaciones con diferentes compañías aseguradoras.

Gracias a la comunicación directa y eficiente que nos facilita la informática e Internet, ponemos a disposición del usuario nuestro buzón de contacto para incluir las sugerencias y peticiones de nuestros lectores, pudiendo así mantener un diálogo eficiente y atender a las necesidades más inmediatas y a los temas que más preocupan a los lectores.

En nuestro portal ofrecemos noticias referentes a las últimas actualizaciones y modificaciones en las legislaciones vigentes, comparativas para ayudar en la contratación de una clase de seguro concreto, métodos de actuación ante diferentes situaciones de riesgo o de necesidad de intervención del seguro, cómo hacer las negociaciones con este, etcétera.

Un seguro es la transferencia de riesgos económicos negativos propios de los siniestros, de forma que el importe de los daños queda cubierto por una comunidad, sufriendo el afectado un efecto mucho menor que teniendo que afrontar él mismo el suceso de manera individual, haciendo sus consecuencias mucho más soportables. Los seguros son una pieza fundamental de la estructura social actual, existiendo en sus vertientes social (administrado por el estado) y privada.

Los seguros pueden aplicarse a cantidad de objetos y situaciones, y tienen como objetivo la protección de las personas en caso de jubilación, incapacidad laboral, fallecimiento, desempleo, robo, incendio, accidentes, catástrofes, etc.

Desde el punto de vista macroeconómico, los seguros estimulan la inversión y contribuyen a evitar las desigualdades (ya que ampara a cualquier persona en una situación desfavorecedora a través de indemnizaciones, compensaciones y ayudas, según sea el caso).

A efectos prácticos, las empresas aseguradoras son intermediarios financieros, que para el inicio de su actividad necesitan contar con un capital fijo (sin necesidad de grandes inversiones) que sus clientes se encargarán de engrosar pagando por adelantado el servicio contratado, que quizá no llegue a disfrutar nunca.

En el caso concreto de España, la actividad aseguradora solo podrá ser llevada a cabo por entidades privadas, supeditadas a la autorización del Ministerio de Economía y Hacienda.

Deja un comentario