La importancia del seguro de hogar

Existen algunos seguros, como el seguro de responsabilidad civil para vehículos de motor o el de responsabilidad de profesionales como médicos o abogados, que son obligatorios. Y esto es así por la teoría del riesgo, que viene a decir que, por el hecho de llevar a cabo una acción, se pueden derivar consecuencias de la misma, y si estas son perjudiciales se debe responder de ellas.

A pesar de que hay multitud de seguros obligatorios, sorprende que el seguro de hogar sea de contratación voluntaria. Aunque hay casos en los que sí que es obligatorio, como en el caso de compra de una vivienda con préstamo hipotecario. En este caso existe obligación de contratar un seguro de hogar en virtud del Real Decreto 616/2009, pero no tiene porqué contratarse con la misma entidad con la que se contrata el préstamo hipotecario.

Pues bien, dado que no es obligatorio, hay estudios que declaran que el 30% de las viviendas en España no tienen seguro a día de hoy. Y que la mitad de las viviendas que tienen seguro tienen una póliza inadecuada o insuficiente. A esto hay que añadir que la siniestralidad en el ramo de seguros de hogar es la más alta del mercado, únicamente superada por los seguros de circulación de vehículos de motor.

Dado que los seguros de hogar puede ser algo desconocido para mucha gente, en este artículo vamos a hablar de las características. Esto es importante a la hora de contratar un seguro, ya que, dentro de los seguros de hogar existen varios tipos, y cada uno se puede contratar de manera conjunta o individual. Saber diferenciarlos para ver cuál es el más conveniente te permitirá ahorrar mucho dinero.

Las clases de seguros de hogar

Pues bien, en el mercado español existen tres tipos de seguros. Se puede optar por proteger el continente, que se refiere a la estructura y construcción; al contenido, que se refiere a los bienes de su interior, como electrodomésticos, mobiliario o bienes; y por último está el seguro de responsabilidad civil, que protege ante las reparaciones y las indemnizaciones que el asegurado tenga que pagar a otras personas por los desperfectos que les ocasione.

Lo normal es contratar estos tipos de seguro de manera individual, ya que se selecciona lo que se quiere proteger, y esto permite reducir el precio. Pero también se pueden contratar los seguros multirriesgo, que engloban las tres modalidades de seguro en una sola póliza, este tipo de pólizas multirriesgo son muy utilizadas hoy en día.

Dependiendo de si se vive en un piso, o de si éste está de alquiler, merece la pena protegerse de una manera o de la otra. A la hora de contratar un seguro para un piso alquilado, puede optarse por proteger solo el contenido, ya que se reducen los gastos del seguro. Pero en el caso de ser los propietarios de un piso, merece la pena optar por la protección completa que ofrecen los seguros multirriesgo.

A la hora de comprar un piso merece la pena recibir asesoramiento previo a la firma, ya que en casas en las que hay elementos de diseño, el seguro puede ser bastante elevado. Para conocer esta información podemos recibir ayuda de los agentes aseguradores, aunque siempre es recomendable comparar la información.

Una buena manera de comparar es preguntar a la inmobiliaria que lleve la venta del piso. Existen inmobiliarias cuya experiencia y pericia les permiten identificar problemas antes de que surjan. Es el caso de Inmobiliarias-Madrid, un grupo de profesionales en gestión inmobiliaria en Madrid, que asesora a los clientes para que puedan vender su casa en Madrid sin altercados, siendo la principal premisa de esta empresa la atención personalizada y la consecución del objetivo de venta con la máxima eficacia posible.

Para finalizar diremos que ahorrar en seguros puede conllevar grandes desembolsos de dinero, ya que muchas veces ocurren problemas dónde menos lo esperamos.