Todo lo que debes saber sobre los seguros de vida para mayores de 65 años

El mundo de los seguros es algo difícil de entender, además de tener un lenguaje extraño e incluso estando escrito en tu mismo idioma y con letra que se puede leer, llega a ser imposible de entender. Hay que reconocerlo, leerse un contrato de seguro es algo tan poco común como leerse los acuerdos de uso de los programas informáticos y las aplicaciones móviles.

La razón principal es que se usa un lenguaje técnico para que no haya lugar a dudas, y para ello, se usa un lenguaje jurídico. El lenguaje jurídico es algo peculiar, porque tiene como fin no sembrar dudas, aunque todo es interpretable en Derecho. Lo cierto es que en los contratos esto es algo de lo que se huye.

Hemos hablado de certeza, y de la dificultad de comprensión, pues bien, en el mundo de los seguros hay políticas de uso común que el ciudadano de a pie no entiende. Si esto es cierto, debemos decir que una de estas políticas es la de no hacer contratos de seguro de vida a las personas de avanzada edad.

Cuando nos ponemos a leer las condiciones de seguros de vida, encontramos que algunas compañías no ofrecen seguros para mayores de 65 años, y esto es porque puede ser que los gastos de la compañía sean muchos mayores a los de la prima del seguro. A pesar de todo, existen algunos tipos de seguro, los cuales vamos a comentar hoy.

Los seguros de vida para mayores de 65 años

Si bien es cierto que no existe un límite de edad o seguro de vida edad máxima establecido por ley, las compañías de forma individual limitan la edad de entrada en el seguro, es decir la edad hasta la que se puede iniciar el contrato. Normalmente en la mayoría de las compañías aseguradoras no se puede contratar a partir de los 60 o 65 años para la cobertura de fallecimiento, si bien debes de saber que existen algunas compañías en las que se puede contratar hasta los 70 años o incluso algunas hasta los 80 años.

No obstante, hay que distinguir entre edad de entrada (hasta cuándo se puede contratar) y edad de salida (hasta que edad se puede permanecer una vez ya contratado el seguro). La edad de salida también varía en función de las compañías no existe una edad máxima por ley, sino que cada compañía tiene sus normas y tenemos compañías que van desde los 65 años, que son muchas, pero suelen ser poco especializadas. Existen compañías en las que se puede mantener el seguro de vida en caso de necesitarlo hasta los 70,75 80 años o incluso algunas de forma vitalicia.

Una cuestión de suma importancia en estos casos es el tema de la salud, (suele ser común pensar que con esta edad al tener cualquier dolencia ya no es posible tener un seguro de vida). La realidad y la práctica son bien distintas un porcentaje muy elevado de personas adultas con edad avanzada son asegurables.

Para poder realizar una póliza con esta edad, el estado de salud es un factor que se va a tener en cuenta por parte de la compañía aseguradora, en el momento de la valoración, pero que la mayor parte de las personas son asegurables. Lo importante es ser honesto y no ocultar ninguna información al realizar la solicitud del seguro de vida, es decir contestar con veracidad a lo que se pregunte cuando se completa el formulario. Ya que si se hace así en caso de que la compañía tuviera que pagar en caso de siniestro por el fallecimiento del asegurado las garantías de cobrarlo por parte de la familia serán del cien por cien.

Por tanto, llegar en buen estado a la edad de jubilación nos permitirá optar por seguros de vida. Esto lo podemos conseguir confiando en residencias de ancianos como Sanvital, una residencia en Madrid donde los residentes están atendidos las 24 horas del día por un equipo humano muy cualificado, para que el residente reciba toda la atención, cariño, y respeto que se merece.