El peligro de las piscinas.

El peligro de las piscinas.

Trabajar en un sector te hace ver lo bueno y lo malo de éste desde el primer momento y yo, que me dedico a ello, conozco los peligros de las piscinas y lo importante que es, en primer lugar, proveerse de una buena piscina que evite peligros innecesarios. Yo que conozco el tema os recomiendo esta empresa de construcción de piscinas porque la seguridad es algo prioritario siempre en todos sus proyectos.

Las piscinas, tan deseadas por la mayoría, y querría hablar acerca de algo muy serio relacionado con este tema. Como cada año en verano, he podido ver en las noticias que desgraciadamente, ha habido muchos casos de ahogamientos de niños en las piscinas. Yo desde mi casa mientras veía esas noticias me preguntaba cómo podía ser posible, si los padres están atentos y suele haber un socorrista siempre pendiente, por qué suceden estas cosas. Desde casa es muy fácil decir esto, claro está, pero hay que ponerse en la piel del socorrista, muchas veces los padres ni están pendientes, por muy pequeño que sea su hijo, porque se piensan que dejándolo dentro del vaso de la piscina ya el socorrista va a estar pendiente de él. Pero es que este es un hecho que no se puede permitir, por mucho que haya socorristas, los padres tienen la obligación, moral y legal, de vigilar a sus hijos mientras sean pequeños, porque hay un socorrista para todos los usuarios, y no puede estar pendiente de que un niño esté sin la vigilancia adecuada porque sus padres estén tomando el sol o jugando a las cartas.

Y digo esto sabiendo de lo que hablo, el último día de verano, este año, cuando fui a la piscina de una de mis mejores amigas, pude comprobar de lo que os estaba hablando antes. Mientras tomábamos el poco sol que quedaba ya en esas fechas, vimos cómo la típica familia feliz, compuesta por los padres y dos niños pequeños, que bajan siempre a darse un chapuzón,(con más razón aún porque era el último día de la piscina y había que aprovecharla), nada más soltar las toallas, juguetes y demás… los niños se dirigen a la piscina a bañarse, con sus flotadores eso sí, la madre se va a hablar al corro de las vecinas, y mientras el padre se va a echar unas partidas a las cartas con demás vecinos. Supongo que os sonará esto que estoy describiendo porque es una escena muy común en verano en las piscinas. Pero, ¿qué pasa con los niños?. Claro, como los niños tienen ya sus flotadores y saben que el socorrista está ahí, en su rincón de vigilancia, pues ya se despreocupan de ellos.

Yo, personalmente tengo dentro de mi algo que me alerta cuando veo a algún niño solo, sin la vigilancia de sus padres, y me hace estar un poco pendiente por si le pasa algo, o si les veo solos en la calle no les quito la vista de encima hasta que no veo a los padres. No puedo evitarlo, son niños. Pues así me pasó con estos dos pequeños, de vez en cuando les miraba porque no estaba tranquila, aún sabiendo que el socorrista estaba pendiente, pero claro el muchacho tenía muchos más bañistas de los que estar atentos. Los niños debían de estar en la zona de los pequeños, y se iban a la de los grandes porque les gustaba más y además había mas personas ahí. Pero claro, ellos eran demasiado pequeños y no sabían nadar, no se les estaba permitido ir a esa zona. El socorrista les avisó varias veces para que volvieran a la zona de los pequeños, e incluso avisó a los padres, que hicieron caso omiso. En una de las veces que los niños volvieron a irse a la zona de los grandes, había varios adolescentes jugando entre ellos de una forma un poco bruta, y no se percataron de que los niños estaban ahí. Debido al movimiento del agua que provocaban sus juegos, uno de los niños mientras sumergía la cabeza, quedó dado la vuelta con el flotador impidiéndole respirar. El socorrista en esos momentos ya se había vuelto a levantar dirigiéndose a los padres para que actuaran de una vez, pegué un grito y ya todos se dieron cuenta de lo que pasaba. Al final todo quedó en un susto, el socorrista sacó al niño, y los padres muy arrepentidos se disculparon muchas veces.

Seamos conscientes de que esto podía haber sido parte de las noticias de ahogamientos de ese año….No dejemos de vigilar a los pequeños, ayudemos a los socorristas también.

 

Deja un comentario