El tratamiento médico tras un accidente de tráfico

El tratamiento médico tras un accidente de tráfico

Seamos realistas, conducir es una actividad peligrosa, ya que lo que tiene de malo la circulación es que no siempre puedes confiar en los conductores que tienes alrededor. Y esto pasa sobre todo en las rotondas, en las que los vehículos que circulan por el segundo carril se incorporan sin mirar al que va por el primer carril y que tiene preferencia, siendo inevitable el choque.

Cuando un accidente se produce lo principal es empezar la recuperación cuanto antes, después claro está de llamar a la policía local para que realicen el atestado correspondiente, o hacer el parte amistoso en el que se reconoce la culpa de uno de los conductores.

Lo primero que se suele hacer a la hora de tratarse las lesiones es acudir al médico de cabecera, quien da las primeras indicaciones. Pero tal y como veremos el tratamiento se puede realizar en diferentes hospitales o clínicas que la aseguradora pone a disposición del asegurado.

Esto es lo que vamos a ver en el artículo de hoy, ya que el tratamiento que se debe de llevar a cabo debe de ser dirigido por los centros que la aseguradora considere necesario. Si bien hay excepciones en los casos en los que no se admitan pruebas médicas importantes que sean necesarias para la curación.

Cómo elegir el mejor centro para la recuperación

Tras haber sufrido lesiones en un accidente de tráfico, parece evidente que la primera etapa dentro del circuito asistencial es la que se presta en los servicios de Urgencias de cualquier centro sanitario (Público o Privado). Si tras dicha prestación inicial se precisa de continuar el correspondiente tratamiento sanitario, es en este punto donde debemos prestar especial atención en que centro lo llevaremos a cabo. Varias consideraciones al respecto:

Centro Sanitario Público: El habitual colapso en que se halla inmersa la sanidad pública hace que el seguimiento del correspondiente tratamiento en dicho ámbito se prolongue excesivamente en el tiempo, haciéndolo ineficaz en lo referente a la consecución de la rápida y correcta sanidad de las lesiones sufridas. Ello hace que sea aconsejable analizar otras posibilidades.

Centro Sanitario ofrecido por la compañía aseguradora: La propia compañía aseguradora del vehículo en el que viajabas, o bien la del vehículo responsable del accidente, pueden ofrecerte la posibilidad de acudir a determinados centros sanitarios que puedan tener concertados y en los que te ofrecerán el correspondiente tratamiento. Evidentemente en este supuesto el coste deberá ir a cargo de la entidad que te deriva a dichos centros.

Centro Sanitario privado de su elección: Otra posibilidad es que el lesionado siga el tratamiento en el centro sanitario que crea oportuno. Aquí hay que considerar que el coste deberá ser asumido en un principio por el propio lesionado y proceder a su reclamación posterior a la compañía aseguradora del vehículo responsable del accidente. En el supuesto de que el mismo lesionado fuera asimismo el responsable del siniestro, y por tanto no procediera la reclamación anteriormente mencionada, habría que estar a lo dispuesto en el correspondiente contrato del Seguro de Automóviles, para analizar la viabilidad de la procedencia o no de su reembolso.

Centro Sanitario adherido al Convenio de Asistencia Sanitaria Privado (UNESPA): Por último, cabe la posibilidad de que el lesionado elija seguir el tratamiento de sus lesiones en cualquiera de los centros sanitarios adheridos al Convenio de Asistencia Sanitaria Privado. En este supuesto será el propio centro elegido el que requerirá la correspondiente autorización a la compañía aseguradora y procederá a facturar el coste del tratamiento efectuado a dicha compañía según las normas establecidas en el propio Convenio. En este supuesto el lesionado no deberá adelantar cantidad alguna por la prestación sanitaria recibida. Aunque que aquí también podrás ver el listado de todos los centros adheridos al Convenio de Asistencia Sanitaria Privado con nuestro buscador de centros médicos te será más fácil localizar el que más te convenga cerca de tu domicilio.

Pero si el centro que te ofrece la compañía no es el que más te convence siempre puedes acudir a los servicios de profesionales como RPA, que proporciona a los lesionados o los letrados las clínicas de rehabilitación de accidentes de tráfico u hospitales donde realizar el tratamiento médico, tramitando la solicitud de inicio de tratamiento rehabilitador.