Las aseguradoras, socias peligrosas de los conductores en muchas ocasiones

Las aseguradoras, socias peligrosas de los conductores en muchas ocasiones

Hay pocas situaciones en esta vida que generen un estrés como el que provocan los accidentes de tráfico. Se trata de un momento en el que el miedo, el agobio y el horror se aparecen de bruces en nuestra vida sin previo aviso. Y no solo por el golpe que nos podamos llegar a dar, sino por todo lo que está asociado a ese golpe y que puede tardar en gestionarse muchos meses. Por desgracia, seguro que muchos de vosotros y vosotras tenéis alguna experiencia al respecto.

Por desgracia, el golpe es solo el principio de una larga serie de trámites. Primero hay que rellenar el correspondiente parte de accidentes para determinar quién es el responsable, después reparar el coche y acto seguido solicitar uno de sustitución. Y eso en el mejor de los casos. Si el accidente es aparatoso y el coche queda siniestro, los problemas son bastante más grandes. Cuando hay indemnizaciones de por medio, la verdad es que hay que tener mucho ojo con lo que nos ofrecen las aseguradoras. Seguro que en este campo también tenéis algún tipo de anécdota o experiencia.

Son muchas las personas que han tenido malas experiencias en lo que tiene que ver con este campo. Personas que se sienten estafas con las aseguradoras y que se sienten, por otro lado, desprotegidas ante una injusticia social. Es difícil comprender cómo puede ser posible que haya entidades que se aprovechen de la desgracia ajena para conseguir un beneficio económico. Pero la realidad es que existen estas empresas y que implican un peligro para nuestra sociedad. Por eso es justo reclamar cierta protección.

Los seguros más numerosos, por excelencia, en un país como el nuestro son los seguros de coche, principalmente porque es obligatorio disponer de uno de ellos por cada vehículo. Y por eso suelen ser los que más problemas generan en la sociedad española una vez que es necesario echar mano de ellos debido a un golpe o a cualquier tipo de incidencia con el coche. Los profesionales de RS Abogados, especializados, entre otras cosas, en consultas sobre las indemnizaciones que las aseguradoras ofrecen en estos casos, nos han comentado hace unos días que este es el momento de la historia en el que los conductores menos se fían de las propias compañías con las que tienen contratado su seguro.

Desde luego, no son pocos los casos de los que tenemos constancia en la actualidad que revelan el estado de preocupación que viven las personas, en los tiempos que corren, con sus seguros. Y lo más preocupante de todo es que esta tendencia se encuentra al alza y que mucha gente desconoce cómo parar. Encontrar una solución para esta problemática se ha convertido en algo para lo que necesitamos una rapidez y una eficacia que hasta ahora no hemos sido capaces de conseguir.

Los accidentes de tráfico, cada vez más habituales

Los datos que nos deja la Dirección General de Tráfico acerca del número de accidentes no pone en buen lugar la manera en la que conducimos los españoles. Según estos datos, en el año 2017 fallecieron 1.830 personas en las vías españolas, algo que, teniendo en cuenta que la mayoría de los accidentes tienen lugar a causa del factor humano, es bastante preocupante. Además, hay que tener en cuenta otro dato que nos preocupa especialmente. Y es que más de 500 personas, más o menos un tercio de este grupo de personas, fallecieron dentro de las ciudades, lo cual es todavía más preocupante.

Otra de las cosas que nos preocupan es que buena parte de las personas que están implicadas en esto es joven. En efecto, otro artículo publicado en la página web de la Dirección General de Tráfico asegura que los accidentes de tráfico constituyen las primera causa de muerte entre los jóvenes. Las personas que tienen entre 15 y 44 años constituyen el 48% de la gente que muere en el mundo a causa de un accidente de tráfico y este es motivo más que suficiente para luchar por cambiar esta tendencia.

No cabe la menor duda de que todo lo que hemos venido hablando es de una importancia tremenda y que genera preocupación entre las personas que suelen ser habituales conductores. Las aseguradoras, que deberían ser las mejores aliadas de los conductores, en muchas ocasiones demuestran ser socias de lo más preocupantes. Tener esto en cuenta y protegernos ante ello es fundamental.