Cómo proteger la mercancía con un seguro

Ahora que el 2017 ha pasado, podemos sentarnos y recapacitar que nos ha traído este año. En primer lugar nos ha traído calor y pocas lluvias, sin duda el cambio climático se empieza a notar en nuestra pequeña península; también nos ha traído otra vez el programa de televisión Operación Triunfo, sin duda un hito mundial que será recordado por todos; y por último, pero no por eso menos importante, nos ha traído la confirmación de que la economía española está en un muy buen estado de salud.

Siendo el último punto el que más nos importa ahora, tenemos que decir que gran parte de la mejora de la economía ha sido fruto de la exportación de los productos y servicios españoles a diferentes partes del mundo. No nos equivoquemos, no hemos exportado únicamente, también hemos importado bastantes productos y servicios. Pero la realidad es que lo que de verdad importa es el aumento de exportaciones que hemos realizado.

A la hora de importar un producto desde otro país, hay que tener en cuenta un aspecto muy importante, la mercancía debe de llegar en buen estado. Es la clave para que todo negocio sea fructífuro, ya que de otra manera nos encontraremos en una vorágine de pleitos judiciales en el caso de que algo no salga conforme a lo planeado.

Para evitar males mayores, se recomienda por las empresas la utilización de seguros de transporte. Para aquellos que no conozcan el mundo de los seguros, hemos de decir que es un mundo a parte con su propia terminología, y como muchas veces ocurre en Derecho, no siempre tienen que tener una lógica aplastante. En este artículo vamos a hablar sobre los tipos de pólizas más importantes que existen.

Los tipos de póliza que debes conocer

En primer lugar, vamos a mencionar los seguros por viaje, que son las pólizas que cubren un determinado trayecto (incluidos los realizados en aeronaves y vagones). La duración del seguro termina cuando la mercancía llega a su destino. Quedan cubiertos los bienes dirigidos a un único cliente entregados en un solo viaje, incluyéndose las posibles escalas, transbordos, almacenamiento necesario in itinere y paralizaciones del medio de transporte.

En segundo lugar, destacan las pólizas de seguros abiertas, que son las que cubren unos determinados bienes o mercancías que se dirigen a un único cliente, pero que se entrega en más de un viaje. Queda cubierto pues todo el recorrido de los diversos viajes necesarios desde el punto de partida a la llegada. Se incluyen también las escalas, transbordos, almacenamiento in itinere y las paralizaciones del medio de transporte.

En tercer lugar destacan las pólizas flotantes, que son las pólizas que cubren el transporte de diferentes bienes o mercancías que se dirigen a varios clientes y que realizan diversos viajes empleando en ellos un tiempo determinado. Quedan incluidos los recorridos de todos los viajes necesarios para estas entregas con la inclusión de las escalas y transbordos, almacenamientos in itinere y paralizaciones del medio de transporte. Es un tipo de póliza que necesita de ciertas especificaciones en el contrato.

Y en cuarto, y último lugar, destaca el seguro de póliza “forfait”, que son las pólizas que cubren un capital determinado en una serie de viajes variable durante el período asegurado. Es habitualmente contratado por empresas de transporte para que queden cubiertas sus responsabilidades obligatorias que marcan las leyes internacionales.

En cualquier caso, siempre que se quiera hacer un transporte de mercancías internacional, se debe de contar con abogados especialistas en Derecho Mercantil, como Peñalver Abogados y Mediadores, un despacho multidisciplinar, sofisticado, joven, moderno, plurilingüe, donde se habla español, inglés, holandés y valenciano, con más de 25 años de experiencia, y que prestas sus servicios en el ámbito del derecho mercantil, administrativo, y civil, entre muchos otros.